Priístas alertaron que si continúan las imposiciones en la dirigencia estatal de su partido, habrá una desbandada de militantes que dejará sin fuerza al tricolor para enfrentar las elecciones al Congreso local y presidencias municipales.

Lorenzo Morales Ramos, Antonio Concepción Elorza y Abel Soto Mora, integrantes de Priístas Unidos por Oaxaca, dijeron que Héctor Pablo Ramírez Puga, diciéndose “gran amigo de Peña Nieto”, pretende imponer a sus personeros en la dirigencia del tricolor, para continuar teniendo el control y que sean los mismos de siempre los candidatos y diputados locales.

Además advirtieron a Peña Nieto que tarde o temprano será traicionado por este personaje sin calidad moral, que aprovechó los cargos públicos que le fueron encomendados para enriquecerse y comprar mansiones y ranchos en Oaxaca y otras entidades, y luego sin empacho alguno denostar a quienes le dieron las oportunidades de trabajo, que cínicamente utilizó para beneficio personal.

Pronto escucharemos a Ramírez Puga hablando mal de Peña Nieto, siguiendo la tradición de morder la mano de  quienes llama amigos, dijeron los inconformes y señalaron que se opondrán con todo a nuevas imposiciones que dañen aún más al priísmo oaxaqueño.