Integrantes de la agrupación Priístas Unidos por Oaxaca, lamentaron que la ambición del todavía diputado federal Héctor Pablo Ramírez Puga lo lleve no sólo a proponer cartuchos quemados  para que dirijan el CDE del tricolor o las delegaciones federales, sino que está buscando colar en la administración estatal a un tal Fernando Lorenzo, entre otros, para que consigan chamba ahora que se les acaba el tiempo de estar pegados al presupuesto.

Molestos, Joaquín Quijano Arriaga, Pedro Maldonado Gutiérrez y Francisco González Arrazola, acusaron que este diputado, que es de los más faltistas y menos productivo de todo el Congreso, quiera ahora extender sus redes en la administración estatal, para continuar medrando con el presupuesto, tal y como está acostumbrado, pese a los ataques que encabezó con el “puedes o no puedes”.

Como diputado nunca visitó Oaxaca, nunca promovió algún beneficio, nunca levantó la voz para demandas sociales; se ha dedicado a grillar para apoderarse del PRI, quiere poner delegados federales y ahora busca seguir dañando a nuestro estado desde otros espacios, eso no lo podemos permitir, ni los priístas ni los ciudadanos, dijeron.

Recordaron que Ramírez Puga durante todo el sexenio pasado, además de su gran sueldo, bono, viáticos y otros beneficios personales,  se  auto pagó más de 800 mil pesos mensuales por supuesta publicidad en un pasquín de nula circulación, hechos denunciados públicamente por el diputado Javier Corral, dejando al descubierto la verdadera condición humana de este político.

Los inconformes dijeron que su agrupación Priístas Unidos Por Oaxaca buscarán a su dirigente nacional Pedro Joaquín Coldwell, para manifestarle lo que ocurre en Oaxaca, ya que parece que hay complacencia de los delegados especiales que nombraron para lograr la unidad de la militancia, pero por su poco interés ha fracasado el intento.