·         En 2003, en sesión ordinaria de Cabildo fue revocado el acuerdo de 1997
Ante la solicitud que las y los pintores han realizado al Ayuntamiento del Municipio de Oaxaca de Juárez para reinstalarse en el Jardín Antonia Labastida, el presidente municipal, Luis Ugartechea Begué, manifestó que es un asunto que se tiene que revisar a profundidad porque existe un acuerdo de Cabildo de 2003 que revocó el permiso otorgado en 1997.
“El municipio capitalino a través de la Secretaría Municipal está en la disposición de entablar una mesa de diálogo con los pintores para revisar detalladamente la situación, ya que en un principio el Cabildo acordó otorgarles permiso y después revocó dicho acuerdo, pero no ha habido voluntad de la otra parte”, expresó.
Cabe destacar que los pintores han solicitado su reinstalación al Jardín Antonia Labastida, ubicado entre las calles Macedonio Alcalá, 5 de Mayo, M. Bravo y Antonia Labastida, luego de que el Ayuntamiento del Municipio de Oaxaca de Juárez aprobó, en sesión ordinaria de Cabildo de 10 de julio, rescatarlo de la ocupación de comerciantes informales para devolverle su esencia.
 “La ley se debe aplicar para todos, no podemos ni debemos generar diferencias”, dijo el edil capitalino, quien aclaró que las razones por las que no se permite a los comerciantes continuar instalados en ese espacio es porque no tienen permiso de ocupar un espacio público cuyo fin es otro.
Respecto a los pintores, expuso que de acuerdo a las actas de Cabildo, en enero de 1997 el Ayuntamiento les concedió el permiso a un determinado número de ellos para la exposición de obras de arte así como para diversas actividades de promoción y difusión cultural en el jardín.
En aquella ocasión se determinó que la administración del Jardín Labastida tendría que estar a cargo de un Consejo integrado por regidores, un representante de la Dirección de Cultura del municipio capitalino, representantes de artistas y artistas reconocidos.
En marzo de ese mismo año, se levantó el acta constitutiva del Consejo Ciudadano integrado por las y los regidores de Centro Histórico, Cultura y Educación; Obras Públicas, Planeación y Desarrollo Urbano; Turismo y Espectáculos, por la Directora de Cultura y Educación Municipal, así como ciudadanos que firmaron como testigos de honor.
Sin embargo, en 2003 el Cabildo revocó dicho acuerdo por considerar que el Consejo nunca funcionó como tal, además de que la directiva de artistas que en ese inicio exponía en el Jardín no respetó ni controló la ocupación de dicho espacio.
“En 1997 el Ayuntamiento autorizó la ocupación del Jardín Labastida a 12 artistas, no a los 39 que ahora existen. El permiso para utilizar cualquier espacio público se pide al Ayuntamiento, no a una organización que tiene en comodato un espacio, eso no se puede permitir, que alguien pretenda suplantar la función de la autoridad”, añadió el mandatario capitalino.
Ugartechea Begué manifestó su respeto por las y los artistas a quienes inicialmente se les autorizó el permiso, pero recalcó que no se permitirá que quienes después se instalaron en el lugar se amparen bajo un acuerdo de Cabildo que se concedió a un determinado número de personas y que después se revocó.